martes, 21 de julio de 2009

Curioso berenjenal en la arista del Caval (Los hermanos Marx en el Cavall Bernat)








En primer lugar, explicar a los lectores que si no he publicado antes esta piada, ha sido porque una lesión ocular me ha impedido utilizar el ordenador, hasta hoy.
En segundo lugar, aclarar que, aunque esta escalada ha sido un ejemplo de en que plan no se debe ir, en ningún momento ha habido verdadero peligro, gracias del sólido equipamiento de la vía y que ha sido un cachondeo divertido y relajado, en el que los compañeros han estado a la altura de las circunstancias, a pesar de los pesares, y que han sido unos excelentes compañeros, con los que me volvería a embarcar en otro jaleo parecido.

Aclaradas estas dos cuestiones, paso a relatar una curiosa aventura, fuera de lo habitual:

Este domingo había quedado con Juan Miguel en la Fonda Xica, a las nueve de la mañana para, después de un buen almuerzo, ir a Gorros, a hacer algo poco complicado pero largo, seguramente empalmar más de una vía. Juan Miguel es un viejo amigo y compañero de fatigas que, aunque escala de tarde en tarde, después de muchos años de retiro, conserva una asombrosa facilidad para trepar por las placas montserratinas.
Llego puntual y me encuentro a varios conocidos, pero no a Juan Miguel, al que supongo a puto de presentarse.
Está Lluis, con Lourdes, Bermu y familiares. También piensan ir a Gorros. También Toni, con un hombre y una mujer a los que no conozco, que dicen que van a la Punsola.
Me siento con ellos... almuerzo...el grupo de Lluis se despide... y Juan Miguel que no aparece. Lo llamo por teléfono y resulta que tiene mal la hora del móvil y cree que es dos horas más temprano. Dice que, si viene, tardará un buen rato. Hago cálculos y me sale que empezaremos a escalar al medio día. Me dice que si tengo con quien ir, vaya, que él ya vendrá otro día. Le tomo la palabra.
La Punsola es una vía a la que tenía muchas ganas de ir, así es que acepto la invitación y me uno al grupo.
Se decide que haremos dos cordadas: Toni con Tatiana y Gonzalo y yo. Ellos tienen dos cuerdas de 10,2, así es que iríamos en simple. Además, yo llevo una Jocker, que, en principio, no va a hacer falta. Elloos aseguran con Gri-Gri.

Nos presentamos en Santa Cecilia y, al preparar el material, resulta que les falta un arnés. El del coche de al lado, que nos está oyendo, se ofrece a prestarnos uno que le sobra, y eso que no nos conoce de nada. Realmente hay buena gente por el mundo.
Solucionado el percance y muy agradecidos, cogemos el camino de L' Arrel. En el último momento, he cogido la Jocker, por lo que pueda ser.

Delante hay dos cordadas de gente fuerte, de fuera de cataluña. Se han venido de Chamonix, porque allí hace mal tiempo.
Le pregunto a Gonzalo como hacemos, si una cada uno. Me dice que sí.

Empizo yo. La primera es un boño descompuesto, de tercero a pelo. He visto que los de delante ponen un friend. Como no llevo, atasco un nudo de cordino en el mismo sitio. Queda estupendo.
Gonzalo sigue con la segunda, muy larga, cincuenta metros de cuarto, quizá cuarto superior arriba, con alejillos de cinco o seis metros, que el aumenta al salterse un seguro en el tramo final, que es el más difícil. Llega ala reunión y dice que no sabe como montárselo para asegurarme. ¡Increíble!
Sube Toni, chapando en nuestras cintas y monta la reunión.
Mientras voy subiendo voy reflexionando un poco. ¿Qué hago? ¿Me bajo? No. preopondré que hagamos una cordada de cuatro en la que Roni y yo nos repartamos los largos. De todas formas, el berenjenal y la lentitud, parecen asegurados y la vía permite una romería, por lo robusto del equipamiento. Además, no nois sigue ninguna cordada a la que podamos estorbar. Los de delante ya están por arriba y van por faena, así es que el caballo está para nosotros y nuestras torpezas. Vamos para adelante.

Formamos la cordada única y Toni le mete a la segunda. Va bien, con mucha decisión.
Cuando nos juntamos de nuevo, en la siguiente reunión, le propongo que, como va más fuerte que yo, en libre, se haga la siguiente, que es la más difícil, obligada y yo haría las tres siguientes, que tienen más artificial. Me responde que si, que él hace la que viene, pero que también piensa hacer todas las demás. Bueno, pues por mí vale, que he venido de invitado y, además, como soy un matao, pues mejor, más tranquilo y a verlas venir.

Toni va haciendo tiradas con mucha decisión y los demás le vamos siguiendo sin demasiados problemas. La chica está preocupada por el artificial, que solo lo ha hecho una vez y con problemas. Yo le voy diciendo que no se preocupe, que ya me encargaré yo de ayudarla.

La sombra nos cubre, sopla un poco de viento y hace fresquillo, a pesar de que estamos a mediados de julio.

Llega el artificial. Se puede hacer bastante o incluso todo en a cero, pero resulta más cómodo desplegar los estribos, sobre todo si no se está muy fuerte, como es nuestro caso.
Pues allí estamos, la muchacha y yo, al alimón, enseñándole el manejo de los estribos, poniendo el suyo en dónde no conseguía llegar, con todo el patio del Cavall, pero con muchas tranquilidad y buen humor. La mujer mresultó ser muy despabilada, además de valiente y, al final del largo ya no necesitaba ayuda. Claro que no íbamos era rápido y, cuando llegamos a la reunión, Toni está tiritando.

La siguiente es ya la penúltima, más corta y sencilla que la anterior. Toni la supera y Tatiana no tiene ningún problema. Ya no va ni despacio. Mientras tanto, por detrás, Gonzalo va superando largo tras largo sin despeinarse.

Al fín nos juntamos Tatiana, Toni y yo, en la última reunión. Gonzalo espera en la de abajo.
Toni, que ya ha hecho la vía, dice que desde allí hasta la cima, solo hay diez metros. La salida de la vía es con un flanqueo a la derecha de seis a o artificial, para después salir en libre hacia arriba, de cuarto superior, per él dice que la otra vez salió por una linea de chapas que sale en diagonal a la izquierda, superando un extraplomo en artificial.
Toni se mete por la salida de la derecha y tiene problemas. Estamos todos un poco helados. Al final no se decide y vuelve a la reunión. Les propongo que salgamos por el otro lado, pero Tatiana dice que quiere bajar, que está muy cansada. Toni tampoco parece muy decidido. Les planteo que bajar desde allí no es un momento, pero veo que es lo que quieren hacer. Yo, la verdad es que voy en un plan que me da todo lo mismo, así es que empezamos a rapelar los trescientos metros de arista, toda una aventura. Además, no tarda mucho en hacerse de noche y yo soy el único que lleva frontal. Hay algún momento un poco tenso, pero pronto vuelve el buen humor. La verdad es que tampoco hay mucho problema, solo un poco de frío y fijarse bien en lo que se hace. Las reuniones están todas con anillas y muy seguras y en este tipo de maniobras tengo cierta soltura. No hay más que ir bajando y ya llegaremos abajo.

Sufro un pequeño percance, un golpe en el ojo debió producirme una pequeña herida en el globo, que ha hecho que la lentilla me resulte insoportable. me la quito, me la pongo, me la vuelvo a quitar y decido prescindir de ella, a pesar de que ello me provoca una disminución de la visión. Por suerte, el ojo dañado es el que tiene menos visión de los dos. Tatiana, que me ve metiéndome el dedo guarro en el ojo, dice que ya la he cagado. Cuanta razón tenía. He sufrido una infección de aquí te espero, pero la verdad es que no tenía otra alternativa. He decidido dejar de usar lentillas.

Bueno, el caso es que, a las doce de la noche, alcanzábamos de nuevo el pie de vía.
Ahora tocaba bajar el trozo de canal y desacer el camino hasta Santa Cecilia, cosa que hicimos con lentitud, para no perder la costumbre de ser lentos. Con un solo frontal, menos mal de él, y yo tuerto. Total, que a las tantas en casa y con un ojo a la virulé, gajes del oficio...

Tengo que volver pronto a terminarla, llevando otro planteamiento más serio. Es una vía que merece la pena.

5 comentarios:

Jordi_Brasil dijo...

jajajajajajaja.......jajaja.......Juan Carlos me encanta que al fin tengais bien "pillado" eso de Romeria Brasileira o do Brasileiro.......jajajajaja, es fenomenal ver que mis amigos mantienen viva "mi" excelente manera de meterse en berenjenales!!!!......haber si pronto estoy recuperado en lo psicologico y en lo fisico para acompañaros.....es una estupenda manera de ir conociendo la Muntanya Magica!!!!!.....quiero filmar una pelicula sobre este intento al cavall.....didactico de como nunca se dberian hacer las escaladas.....pero la adventura es asi...a disfrutar!!!!!.

Jordi_Brasil dijo...

En el anterior comentario, recien leida la Adventura, da para reirse un montón...gracias.

Ahora unos vasitos de vodka Moskovskaya con sorbete de limón Cote d'Or, lo unico que me aguanta mi unico ríñón, ja,ja,ja (un poco de Bayleys tambien pero poquito). Ya flipo un poco mas...............

Juan Carlos que "par de huevos".....claro que con tu enorme experiencia en abandonos conplicados y algunos rescates te convierten en aparte de un excelente dominador del rappel en un puntal dela seguridad en cualquier empresa, por ello muchos escaladores buscan tu compañia para asegurarles, lo de Toni de querer llevar "novatos" a una gran paret, ya raya lo increible, ademas de su "handicap" que es el no reconocer que se hace viejo, que las heridas no perdonan y quiere seguir haciendo los artifo a pulso casi en A0, sin mariconadas (fifi), y eso cansa....es un buen escalador que si dosificara mejor los esfuerzos mejoraria mucho. lo de Gonzalo es para darle de ostias....valiente pero loco...jajajaj.....como no se le olvidaran las cosas como nudos y reuniones si lleva unos 8 meses sin salir........nadie le pregunto???.....de Tatiana una de las chicas mas nuevas en el grupo, decir que es valiente, luchadora y que estas adventuras le sirven para curtir experiencia, despues de esta especialmente en el rappel...jajjaja.

Pero Joder, teneis muchas vias para ir pillando altura!!!!.

En mi oipnión ir con gente que no se encuentra preparada es peligroso, en vias largas, (mas de 3 largos), por que la mala u erronea utilización del material, un cambio brusco del tiempo, anochecer sin frontal, o un "accidente" pequeño que siempre puede suceder.....caida, piedras, quemadura, etc... puede poner en riesgo a toda la cordada, otra cosa muy distinta es dos escaladores de nivel similar, salir con un novato.....pero habiendo preparado previamente la escalada.

Juan Carlos y Cia,he colocado estos comentarios, porque se que tu eres una de las personas que me conocen y me permites decir lo que quiero y pienso.....gracias....

Maria Dolors dijo...

te ha faltado decir que llegaste a casa a las 3,30 de la madrugada

Lluis Nadal Argaiz dijo...

No dejo de sorprendreme de cómo te llegas a complicar la vida, a ver si va a ser vicio!

Seguramente mañana sábado me meteré en la Punsola con Lourdes. Las alternativas son la GAM del Bisbe y la Desirée. Por si te interesa...

Què suerte tuvieron de que fueras con ellos! Que habrían salido en el Tele5!

Afrorizos dijo...

Judó! Curioso BERENJENAL!! además berenjenal con todas y cada una de las letras y en mayúsculas!

Muy buena piada, y espero que la próxima haya suerte!! Como bien dices, es una vía totalmente recomendable!!

Y está claro que antes de meterte en un berenjenal de ese estilo, deverían de haber echo bastantes vías de varios largos. Como entrenamiento previo... Pero.. de tó tiene que haber...