lunes, 2 de noviembre de 2009

Magdalena inferior, vìa Apia.



Enterado del reciente reequipamiento y atraído por el olor del parabolt, me encamino hacia la vía Apia, de la Magdalena inferior. Me acompañan Fernándo y Juan Miguel.

Tengo por costumbre no contrariar la graduación de las reseñas pero, en este caso, lo haré un poco, no en el grado de la vía, que me parece correcto, pero si en el lugar en el que cologar los signos. La reseña utilizada es la de Kpujo.com, la única que he encontrado en internet (seguramente no la única que hay).

El día se presenta típico de otoño, con girones de niebla que se alternan con claros por los que se filtra el sol y un ambiente de humedad.

La vía resulta fácil de localizar, muy cerca del punto culminante de la escala de Jacob, se ven las primeras chapas verdes, que se pierden tras una pequeña panza de la roca.
Empiezo la escalada con pies de plomo, que estar cerca del suelo siempre me da miedo, al contrario de lo que le sucede a otras personas. Conforme voy ganando altura, gano también confianza y llego hasta la pancita, que tiene una chapa justo debajo y otra justo encima, para chapar en la de despues, hay que superar el pequeño esplome que ofrece. Para las manos hay unos buzones que te cagas, pero para los pieses nada. Trinco el buzón que más me gusta y me doy cuenta que de que la superación la tengo que hacer con la mano izquierda, la recientemente lesionada y, aúnque la recuperación va viento en popa, todavía no dispongo en ella de la fuerza normal y no me fio. Cambio de mano como puedo y tiro parriba, chapo, descanso un momento y sigo hasta una reunión muy sana, en un sitio bastante derecho, pero con buenos pies, el largo tiene unos veinte metros y está como cuarto superior, grado con el que coincido, excepto en el paso del desplomillo, al que le pondría quinto.

Fernándo le mete al segundo y, después de un par de metros derechos, con un paso finito, la pared se tumba y tercero hasta la reunión, también a veinte metros, poco más o menos. En la reseña pone el largo de quinto inferior. El paso finito si que debe de serlo, pero poner ese único signo en el largo, induce a una interpretación equivocada.

Continuo con la última, muy disfrotona. Empieza un poco tumbada, pero luego gana verticalidad, con grandes presas, unos treinta metros hasta la cima. Este último largo está graduado de quinto inferior, según la reseña, pero yo diría que no pasa de cuarto.

La he encontrado una vía divertida y amable, con buena roca y bien asegurada. Muy agradable de recorrer.

2 comentarios:

Lluis Nadal Argaiz dijo...

Felicidades por la vía y por esa mano que se va recuperando. La tercera tirada es la primera que hice de primero después de mi retorno, después hize la vía en solitario, cuando aún tenía espits, así que le tengo un cariño especial.

A ver si nos vemos!

Jordi_Brasil dijo...

Felicidades, Juan Carlos, Miguel y Fernando, y tambien para los reequipadores este grupo se lo esta currando, con sus chapas verde....la que faltaba, la apia, al del lado que no se el nombre, y ahora se encaminan a la norte del gorro....adria , carles, badalona y despues momieta y gam de la trufa....

Luisin y Abuelete os espero ver muy pronto por una buena via la Pink Floid, creo que os gustara...

Viejo, no llegamos a Monistrol a beber contigo, aguantamos debajo de la bola hasta que empezo a lloviznar sobre las 5 y media....casi fuimos los ultimos en salir de la zona justo para las 18:00 pillar el ultimo fenicular, mojados, cansados pero contentos, en el monasterio nos encontramos con los Puretas Climb que por delante nuestro hicieron la tio gós y se fueron a Sant Benet.

Estupendo grupo de puretas y estupendo foro.