martes, 3 de marzo de 2009

Despues de todo, escalamos.

Lluis, como siempre, transmitiendo seguridad y buen estilo.




A media tarde del sábado, todavía no tenía decidido el plan y empezó a sonar el teléfono. Primero fue Diego, el más antiguo compañero, al que he conseguido atraer a este maravilloso retorno a lo vertical, que es como un retorno a la juventud, a una segunda juventud de la que hablaré en otro momento. Me pregunta si todavía sigue en pie el plan que el domingo pasado aplazamos, y que consiste en ir, con su familia, a hacer escalada deportiva, que sus hijos y su sobrina quieren probar a subirse a las piedras. Le respondo que por supuesto, que encantado.
Un rato después me llama Lluis, para preguntarme que plan tengo e invitarme a ir con él y con su compañero Ángel.
Muy poco después, el que llama es Fernándo, que lleva tres meses inactivo, por culpa de una tendinitis y algún otro achaque.

Quedamos todos en el bar Anna, del Bruc, para ir a hacer deportiva en alguna tapia de Collbató, que el tiempo no está muy seguro.

Llega, por fin, la ansiada mañana del domingo y, con toda la ilusión del mundo, como todos los domingos, cojo la moto y tiro para Montserrat. Nada más salir empiezan a caer gotas y un poco después llueve decididamente. Pues vaya...

En el bar nos encontramos todos y vemos nuestro gozo en un pozo, no deja de llover...

Fernándo, en vista del plan, se marcha de vuelta a su casa. Los demás, planeamos una excursión pluvial, subiremos por el camino de las baterías y, por lo menos, andaremos un poco.

Aparcamos en Collbató y ya no llueve, que bien. Lo malo es que está todo chorreando.
Lluis dice que vayamos a practicar escalada sobre mojado y todos cojemos los cacharros. Pandilla de pirados...

Llegamos al Jardinet y montamos las vías de cuarto, que están entre chorreando y encharcadas. Hacemos experimentos de la adherencia de la roca mojada, que resulta no ser tan mala como puede parecer.

Después de un rato allí, chapoteando en la rampa, parece que ha dejado de llover definitivamente. La roca se está secando...

A la izquierda del Jardinet, hay una placa que creo que se llama del Ghandi y que, como es más derecha, se seca más deprisa. Para allí nos vamos y montamos varias vías. Una de V que abre Ángel y los demás repetimos en top rope, una de v+ que abre Lluis y que repetimos Aleix y yo, en top rope, otr de 6a o un poco más que abre Lluis y nadie la repite y, finalmente, una de 6b o algo así, me parece, que solo hace Lluis, en top rope.

Hay que destacar la facilidad innata de Aleix para la escalada. Aleix, hijo de Diego, tiene dieciseis años y practica el rugbi. Nunca había escalado y sacó el V+ a vista, con buenas maneras y una actitud muy adecuada.

2 comentarios:

José Luis dijo...

"Lluis, como siempre, transmitiendo seguridad y buen estilo."

Tienes toda la razón del mundo... es el pirata mas fino de todo Montserrat.

Buena persona, buen escalador y mejor amigo.

Buena escalada y suerte!!!

Lluis Nadal Argaiz dijo...

Me he puesto colorao al leerlo! Llamarme pirata es como ponerme a la altura de Antonio García Pizazo, Rodri, Miquel Arcarons, Juan Carlos Grisú, y todos aquellos que yo admiraba i envidiaba.

No hay como tener amigos para subirte la moral!

Juan Carlos, pia algo del domingo! Porfa! Que tengo mucha curiosidad!