domingo, 10 de mayo de 2009

Sargantanas (más o menos...)




Realmente es difícil seguir el antiguo trazado de la vía Sargantanas, al Gorro Mariner. La pared está completamente saturada de lineas de chapas, reuniones, descuelgues...

Digamos que hemos hecho la versión moderna de la vía, siguiendo la idea de escalar la cara más larga del monolito.
Se trata de una vía larguita, no muy difícil y bien asegurada. Agradable de recorrer en general, pero cuya guinda es el penúltimo largo, correspondiente, en realidad, a la vía Per Devant.

Empiezo el primer largo, que mas bien podría llamarse el primer corto. Tras quince o veinte metros de tercero - cuarto, podemos elegir la reunión que más nos guste, de entre un amplio surtido. Yo he elegido una de paraboles brillantes y nuevecitos, de la que parte una linea que es como un rosario de chapas relucientes, tan juntas que parece una linea discontinua de la carretera.
Fernándo, que es quien me ha acompañado, sigue con la segunda y no elige la ristra resplandeciente, sino que opta por otra line paralela, por la izquierda, también muy seguida e, igual que yo antes, tiene reuniones para elegir. La tirada en cuestión, por dónde nosotros pasamos, es de cuarto, con algún paso de cuarto superior, pero según por dónde se pase, puede ser algo distinto, aunque tampoco demasiado. Uno puede darse el gusto de elegir los pasos. A ver este, por aquí, este por allí... por doquier hay chapas, reuniones, descuelgues...
Sigo yo, ahora si que la cosa arrampa descaradamente y la dificultad no pasa de tercero, a pesar de lo cual, suigue habiendo bastantes paraboles, muchos para lo fácil que es. Eso si, yo los voy chapando que no estan los tiempos para desperdiciar. Llego a una reunión, la paso de largo, llego a otra, a la altura de las ruinas de la ermita, la paso también, como es tan fácil voy lanzado. Pienso que a ver si llego hasta la de antes de la tirada dificililla, pero no, Fernando me grita que se me está acabando la cuerda. Destrepo hasta la última que había pasado y la hago.
Llega Fernándo y sigo yo, que lo que quiero es que le toque a él la difícil, que para eso es el lider natural de la cordada.
La penúltima es magnífica, soberbia, espectacular, una maravilla... Con un gran ambiente, recorre una placa bastante vertical, con roca excelente y muy buenas presas (en algún paso no tan buenas). Los paraboles están cada cuatro o cinco metros (igual que en el tercero, es curioso). La dificultad es de cuarto y cuarto superior. Cuarto superior le daría yo a la tirada en conjunto. Fernándo la ha hecho de primero y yo me encargo de la última. Esta última reunión puede saltarse, pero con el inconveniente de no oir bien al compañero, así es que yo creo que mejor hacerla, por esa razón.
Las última es corta y fácilita, de tercero superior, de unos quice o veinte metros.
Y con eso, ya estamos arriba.

2 comentarios:

Lluis Nadal Argaiz dijo...

Ya te dije que te gustaría aquel largo! De los mejores IV de Montserrat!
A ver si le hacemos unos masajes a Fernando, que tu vas de un extremo al otro de la dificultad de las vías!

Sin fama ni gloria, acciones y reflexiones. dijo...

Este domingo tocaba algo tranquilo, pero ya hablaremos de objetivos de verano...