viernes, 15 de mayo de 2009

Soy un torpe, un unutil, un partera...

Puta mierda. Hoy me siento como una puta mierda.
Aprovechando que Fernando tenía fiesta y que yo tengo poco trabajo, dada la crisis que vivimos en general y especialmente en el sector al que pertenezco, hemos ido a escalar a Montserrat y nos hemos comido una mierda.
El objetivo era la Manyos de La Prenyada, allí hemos ido y por allí hemos empezado a subir.
A la primera, que es de artifo, le he metido yo y, despues de tres o cuatro paraboles, ya la cosa sigue con los buriles de toda la vida. Eso no me ha supuesto un problema e iba haciendo bien, hasta que he llegado a una ristra de chapas caseras en las que no entran mis moscatas. Se jodió el invento y a bajarse.
A continuación hemos preguntado en Sant Benet por una vía facilita y aconsejable y nos han aconsejado la Trinxats de La Trumfa, que realmente está guapa y bien asegurada.
La primera tirada la marcan de cuarto superior. Empiezo a subir yo y la cosa va bien, es cuarto, hasta que empieza a fallarme el coco, que es mi punto más débil y le digo al colega que la haga él.
Ha sido una inspiración divina la que me ha hecho bajarme en un sitio que, en principio, era fácil de cojones, porque a punto ha estado Fernando de hacer lo mismo que yo, pero al final ha llegado a la reunión, que no estaba lejos en distancia, pero la dificultad subía un grado o grado y medio, en ese último trecho.
Por un lado, si ese es el cuarto superior, ¿como será el quinto que marca en la segunda? Y, sobre todo, Fernando tiene que estar temprano en casa, por compromisos familiares. Total, que otra vez para abajo.
Ahora tengo dos cuernos abandonados (argot de Ramón Albert), uno en la Manyos y otro en la Trinxats. Habrá que ir a recuperlos. De todas formas, hoy era un día de esos que no salen las cosas bien. Mejor dejarlo para otro en el que haya una mejor inspiración por parte del altísimo, que es el que llega a todas partes.

Oremos...

3 comentarios:

Sin fama ni gloria, acciones y reflexiones. dijo...

No te mortifiques, hombre, que no hay para tanto. Tu no tienes la culpa de que los mosquetones no entren en las chapas, y lo otro... bueno, pues ya irás haciendo, que no se hizo la miel para boca del asno, ejemm... digo... pues eso, que ya vendrán días más mejores y que lo importante es no hacerse daño, que las rocas no se las llevan... y todo eso.

Hala, a rezar quince padres nuestros y veinte avemarías y estamos en paz.

Ego te adsolvo.

Lluis Nadal Argaiz dijo...

Leí una vez que un ermitaño se dió cuenta de que hablaba sólo. No se preocupó. Un día se dió cuenta de que empezaba a contestarse, ese día sí que se preocupó y abandonó su soledad.

La GAM de la momieta era V,V+ i he hecho algun 6a+ más fácil que aquello! El grado de Sant benet aprieta!

Sin fama ni gloria, acciones y reflexiones. dijo...

Yo creo que ese ermitaño abandonó cuando estaba llegando a un resultado positivo, muy positivo.
Hablar solo y contestarse no es de locos. Lo es el no hacerlo.